jueves, 3 de septiembre de 2015

EL OBISPO DE CÁDIZ NIEGA DEFINITIVAMENTE AL TRANSEXUAL LA POSIBILIDAD DE PODER SER PADRINO. Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares



Una decisión lamentable, desafortunada e injusta y desde luego muy poco evangélica la del obispo de Cádiz y Ceuta, la que ha tenido con el transexual de San Fernando Alex Salinas. Primero le deniega el poder ser padrino, después, días más tarde, ante la gran presión mediática, con campaña de recogida de firmas por Internet incluido y gran revuelo en las redes sociales contra su decisión, rectifica y accede a que pueda ser padrino del bautizo de su sobrina.

Pero, no sabemos muy bien por qué, de nuevo cambia de opinión. Decide hacer una consulta a Roma a la Congregación del Santo Oficio, quiero decir de la Doctrina de la Fe y desde aquí le dicen que no puede ser padrino porque "no posee el requisito de llevar una vida conforme a la fe y al cargo de padrino".

Llama la atención este cambio de postura del obispo. Si antes accedió, ¿por qué decide más tarde consultar a la Congregación para la Doctrina de la fe? Mucho me temo que, desde que se hace público su cambio de actitud favorable a que pueda ser padrino, sectores inmovilistas de la Iglesia hayan podido presionar al obispo para que vuelva a su postura inicial.

Sabemos muy bien que en España elementos católicos ultraconservadores, con influencia en ciertos medios de comunicación vinculados a la Iglesia, amenazan a obispos con denunciarlos a Roma si - según su criterio- alguno de ellos se aparta , no del Evangelio, sino del Código de Derecho Canónico, que para ellos es su Dios y su ley. Y ellos, temerosos de ser denunciados, ceden a sus chantajes y amenazas.

¿Que una persona no puede ser buen cristiano y por tanto no puede ser padrino porque ha cambiado de sexo? No, hombre...

Quien no es buen cristiano es quien ha defraudado a miles y miles de familias con el timo de las preferentes dejándolas arruinadas de por vida. Quien ha estafado a  sus trabajadores y los dejado en la calle, cerrando empresas, sin pagarles ni un euro.

No pueden ser cristianos quienes han sido encarcelados por gravísimas imputaciones de corrupción, quienes se han llevado millones de euros a Suiza, cometiendo fraude fiscal, quienes han provocado los recortes en educación, sanidad, servicios sociales, ley de dependencia, quienes han dejado a enfermos y mayores sin ser debidamente atendidos....ésos no pueden ser cristianos, no pueden aparecer junto a obispos, ni pueden estar presidiendo procesiones en primera fila como si fueran buenos cristianos, ni presumiendo en el Rocío... A ésos sí que habría que prohibirles ser protagonistas en actos religiosos.

Pero a ésos, nada de nada. Aquí sólo preocupa- lo dice el Código de Derecho Canónico- el cambio de sexo.

Alex, como era de esperar, ya ha pedido la apostasía de esa Iglesia que le rechaza. Su hermana ya no bautizará a su hijo. Seguimos despidiendo a la gente de la Iglesia con esa actitud tan poco evangélica. Así nos va...

Nuestros obispos no se enteran que lo importante no es el Código de Derecho Canónico, sino el Evangelio de Jesús. Un Jesús que era misericordioso. Que perdonó a la prostituta que todos querían apedrear porque había vulnerado la "Ley de Moisés".

El buen Papa Francisco tambien está dando ejemplo de ser misericordioso. Con los homosexuales dijo: ¿quién soy yo para juzgarlos? Se ha acercado a los teólogos de la liberación recibiéndolos. Recientemente ha recibido a Monseñor Gaillot, el obispo defensor de homosexuales, inmigrantes y marginados. Y es que Francisco sigue los pasos de Jesús de Nazaret. No mira a ver qué dice el Código de Derecho Canónico.

Me ha dolido que el obispo de Cádiz haya querido apropiarse la figura de Francisco a su favor, utilizando de modo muy rebuscado la encíclica ecológica Laudato SI.

Sinceramente, creo que está muy lejos de tener los gestos de misericordia de Francisco.

Francisco ofrece servicios de ducha con kit de limpieza y camas para los sin techo del Vaticano.

Los 150 sin techo de Cádiz siguen durmiendo en las calles, bancos y plazas.



1 comentario:

Herminia Navarro dijo...

Totalmente de acuerdo con el comentario; es una pena que los que nos llamamos Iglesia seamos en tantas ocasiones los que escandalizamos. ¡Cúanta actualidad hay en las palabras de Jesús cuando nos llama " sepulcros blanqueados"!.