martes, 12 de diciembre de 2017

MUERE RAÚL, OTRO SIN TECHO, EN CÁDIZ. Juan Cejudo


Un amigo que lo conocía de atenderlo en Calor en la Noche me lo ha comunicado.

Raúl era uno de los muchos sin techo que en Cádiz vivían y dormían en la calle. Tenía 30 ó 31 años y paraba en la Caixa de la Avda. 4 de diciembre de 1977.

Según me cuenta, sufrió un infarto, se sintió mal y lo llevaron al albergue o a un centro sanitario donde lo atendieron y ya no pudieron hacer nada por su vida.  Estos son los datos que me comenta mi amigo.

Por desgracia las inclemencias del tiempo de estos días de lluvia y frío se han cobrado otra víctima. Son personas muy expuestas en su salud. Posiblemente tienen sus defensas muy bajas  para resistir el frío, la lluvia, el viento teniendo que dormir en las calles o en algún cajero. Algunos no lo resisten. Ya hemos lamentado la muerte de varios de ellos.

Me dice mi amigo que Raúl era muy buena persona, algo introvertido. No sé si tendría alguna dolencia, aunque morir hoy con 31 años no es normal ni frecuente.

Hace poco mas de un mes ya lo decía en este mismo blog ante la tromba de agua que cayó en Noviembre.  Terminaba diciendo en mi artículo que ojalá no tengamos que lamentar más desgracias y que habría que pasar a la acción para evitarlas...Aquí podéis recordarlo:

LA TROMBA DE AGUA EN CÁDIZ Y LAS PERSONAS SIN HOGAR
http://juancejudo.blogspot.com.es/2017/11/la-tromba-de-agua-en-cadiz-y-las.html

Pienso en todos los pisos que hay vacíos en Cádiz (unos 7.000) y la cantidad de edificios públicos que están vacíos, sin uso alguno y que bien podrían servir para acoger a estas personas.

Pienso en todos los pisos vacíos que tiene el obispado de Cádiz a través de sus fundaciones y que están vacíos, sin uso alguno. Mientras, las personas durmiendo en la calle...¿Que clase de conciencia cristiana es esa? No lo entiendo...


¿Tendremos que seguir lamentando nuevas desgracias?

Creo que toda la sociedad debería reaccionar para exigir soluciones a nuestros responsables políticos y también religiosos para que hechos como estos no se sigan produciendo.

2 comentarios:

joaquin hidalgo dijo...

Muy buenas. Como voluntario de cruz roja y siendo partícipe el pasado lunes por la noche del servicio que les damos a ellos, nos tocó, tanto a mi como a mis dos compañeros, vivir en nuestras carnes el fatal desenlace. Raúl sufrió en el momento en el que hablábamos con el un ataque epiléptico que le llevó a tal fatal desenlace, por mas que intentamos reanimarlo, tanto nosotros como el equipo que asistió del 061, no pudimos hacer más. El estaba con dos compañeros suyos en la puerta del albergue, antes de acercarse a nosotros. Una verdadera lástima por lo juventud que tenía y porque era buena persona, y agradecer al servicio de urgencia la rapidez con la que llegaron al lugar, teniendo en cuenta que un poco antes nos los cruzamos en servicio por el campo del sur

Juan Cejudo dijo...

Muchas gracias, Joaquín, por vuestra atención y el de tus compañeros.

¿sabéis si padecía alguna enfermedad o pudo ser consecuencia del mal tiempo de días anteriores de tanto frío y lluvia?

Aunque no lo conocía personalmente, es una desgracia que un chico tan joven tenga que morir así.


Gracias de nuevo por vuestro servicio y el del 061.

Un cordial saludo: Juan